Los alumnos que repitieron aprenden menos que sus compañeros

Solo el 18,6% de los estudiantes que han repetido una vez lograron niveles satisfactorios en Matemática en Aprender 2017. Entre sus compañeros que no repitieron nunca, el porcentaje es casi el doble: asciende a 34,2%.

Buenos Aires, 24 de abril de 2018.- En la secundaria argentina repite uno de cada 10 estudiantes: la tasa de repitencia es del 10,1%, y se mantiene estable a lo largo de los últimos 5 años. La cifra supone que en todo el país hay 400.000 estudiantes repitentes
en el nivel medio, pese a que la efectividad del mecanismo de la repitencia ha sido cuestionada a nivel internacional por organismos como Unesco y la OCDE, responsable de las pruebas PISA.

El informe “La repitencia: ¿aliada o enemiga del aprendizaje?”, realizado por el Observatorio Argentinos por la Educación a partir de su plataforma interactiva de datos del sistema educativo (http://argentinosporlaeducacion.org/), analiza el impacto
de la repitencia en los aprendizajes de los estudiantes argentinos. A partir de los resultados del operativo Aprender 2017, es posible ver que los alumnos del último año de secundaria que han repetido una o más veces no mejoran sus desempeños. Por el contrario, obtienen peores resultados que sus compañeros que no repitieron nunca.

En Matemática, el 34,2% de los estudiantes que nunca repitieron alcanzaron los niveles satisfactorio o avanzado en Matemática. Pero al mirar los estudiantes que repitieron una vez, solo el 18,6% alcanzó estos niveles. El porcentaje es aún menor entre quienes repitieron dos o más veces. Estas diferencias también se dan en los
resultados de Lengua.
“Los datos sugieren la necesidad de revisar el mecanismo de repitencia como herramienta pedagógica, pensando alternativas que garanticen que los estudiantes aprendan mientras avanzan en sus trayectorias escolares”, señala Ignacio Ibarzábal,
Director Ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación.
A nivel nacional, el año que más se repite es el 2° (que equivale a 1° en las jurisdicciones que tienen 7 años de primaria). La tasa de repitencia es del 14,2% en este año; a medida que avanza la escolaridad, disminuye la cantidad de repitentes. En el anteúltimo año (4°/5°), la cifra desciende hasta el 5,9%.
“La repitencia no contribuye a mejorar los aprendizajes. No se aprende por repetir al año siguiente lo que no se logró el anterior. Es necesario anticipar estrategias para ayudar a los estudiantes durante el proceso de aprendizaje. La evaluación formativa tiene una función relevante en el acompañamiento de la trayectoria de los estudiantes.
La repitencia los deja afuera de su grupo de pertenencia, estigmatiza al repetidor y todo esto impacta en su autoestima”, afirma Rebeca Anijovich, investigadora y profesora de Udesa, UBA y Flacso.

Por su parte, Silvina Gvirtz, investigadora del Conicet y profesora de UNSAM, señala que los datos evidencian que “la repitencia es una estrategia que no mejora los aprendizajes de los estudiantes con dificultades. Por el contrario, quienes repiten luego tienen más dificultades en su escolaridad”. Gvirtz concluye: “Estos datos,
contrarios al sentido común, exigen que las políticas educativas revisen el tema y se enfoquen en estrategias preventivas para trabajar en la mejora de los aprendizajes.
Entre otras, garantizar que los estudiantes cuenten con el tiempo y los libros y útilesnecesarios para estudiar”.
Los datos presentados por el Observatorio Argentinos por la Educación muestran que hay disparidad en los niveles de repitencia de las distintas provincias. La mayoría de las provincias del Noreste se ubican por debajo del promedio nacional (10,1%). Misiones
tiene una de las tasas de repitencia en secundaria más bajas del país (7,9%); en el NEA le siguen Chaco (8,7%), Corrientes (9,1%) y Santiago del Estero (10,2%). En la región, los niveles más altos de repitencia se registran en Formosa, con una tasa del 11,6%.

Sobre el Observatorio Argentinos por la Educación
El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación.

La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI.
La plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene más de 70 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y
financieros, y evaluación.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario