Quieren evitar que los policías usen celulares personales durante el horario laboral

Quieren evitar que los policías usen celulares personales durante el horario laboral

Además, buscan prevenir la adicción al uso de dispositivos móviles, sancionar a los peatones que crucen la calle utilizándolos y limitar su uso en niños.

El senador nacional por San Juan, Roberto Basualdo, impulsó una serie de iniciativas que tienen como fin limitar el uso de telefonía móvil y objetos inteligentes como tabletas o PC portátiles,  con el objetivo de prevenir consecuencias negativas como la adicción a esos dispositivos y el incremento de accidentes viales. Uno de esos proyectos apunta a que los integrantes de las fuerzas de seguridad, durante las horas de trabajo, no utilicen celulares personales.

Según explicó el legislador, “esto permitirá a la Policía ejercer responsablemente la función de prevenir, alertar e intervenir en cualquier disturbio o delitos en la vía pública. Además podrán permanecer alerta con los sentidos y reflejos intactos, brindar confianza a la población y disminuir incidencias y complicaciones por errores humanos”.

“Estamos en la era del internet, los smartphone, Tablet, iPad y otras tecnologías, sin embargo el buen uso trae innumerables beneficios como así también el mal uso crea inconvenientes, problemas y trastornos. Es muy común observar en la vorágine de las calles durante el día y la noche que casi el total de las personas caminan con celulares en las manos, inmersos en su propio mundo de las redes sociales, la música, entre otras”, añadió Basualdo.

Por otro lado, al referirse a otro proyecto de su autoría que propone la realización de una campaña y difusión para concientizar sobre la adicción al uso de esta tecnología, el senador señaló: “en 2015 ya existían más de 280 millones de adictos al teléfono móvil en el mundo. Se sabe que el uso de la tecnología incrementa la ansiedad, al estar atentos constantemente, y disminuye las conductas de abstinencia”.

Según el expediente, con esto se busca evitar la nomofobia y el phubbing. El primero es el miedo a no tener a mano el teléfono, o que se acabe la batería. El segundo es el acto de menospreciar a las personas al prestar más atención al celular u otros aparatos electrónicos.

Basualdo expresó que “una de las poblaciones más adictas son los adolescentes. Según un estudio, al evitar el uso de smartphones en escolares durante clases educativas se detectó una mejora de 6,41% en las calificaciones de los chicos”.

Por ese motivo, otra de sus iniciativas impulsadas en la cámara alta propone la realización de una campaña de publicidad orientada a la concientización para la utilización del teléfono celular de forma razonable en menores de 12 años.

Por último, otro de los proyectos presentados por Basualdo busca crear una ley que impida que los peatones crucen la calle usando teléfonos móviles o cualquier tipo de dispositivo electrónico. En el caso de incumplir esa norma, será la autoridad de aplicación la que establezca la sanción correspondiente. “El principal objetivo  es evitar que los transeúntes sufran accidentes de tránsito”, sostuvo al respecto.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario