Buscan evitar la venta de pastillas para perder peso a menores de edad

Buscan evitar la venta de pastillas para perder peso a menores de edad

 Tras conocerse la denuncia que realizó la actriz Malena Guinzburg por el uso indebido de su imagen para publicitar unas pastillas para adelgazar, el senador nacional Roberto Basualdo advirtió acerca del peligro que conlleva para los adolescentes la venta de estos productos.

En ese sentido, recordó que desde hace un tiempo viene trabajando en el Congreso sobre un proyecto de ley para que se prohíba en el país la comercialización de pastillas para combatir el sobrepeso a menores de 18 años. Puntualmente, establece que los envases exhiban en forma legible, clara y explícita la prohibición de la venta, sin receta médica, a quienes no superen esa edad.
 
El legislador manifestó que “actualmente, el aspecto físico tiene una importancia mayor que la que debería tener. Nuestra juventud se encuentra aturdida por tener una figura esbelta. Es tal la obsesión por el cuerpo perfecto que muchos se inician en el consumo de fármacos contra la obesidad, sin tener en cuenta el daño a la salud que esta situación puede ocasionarles”.
 
La iniciativa que fue presentada en la cámara alta contempla una sanción para quienes no cumplan con la disposición. La misma consistirá en el decomiso de la mercadería en infracción y una multa que será determinada por la autoridad de aplicación. En caso de reincidencia, el organismo encargado del control podrá disponer la clausura transitoria del establecimiento.
 
De ser aprobada la ley, los importes de las multas que se apliquen en cumplimiento de la norma serán destinados a los programas tendientes a combatir el sobrepeso.
 
“La obesidad en los chicos es una realidad que aqueja a nuestro país. Por otro lado, la invasión de información a través de diarios, revistas, televisión y las incansables imágenes del cuerpo perfecto que permanentemente se impone en los medios, confunde a los jóvenes y los lleva a cruzar límites que, en muchos casos, derivan en serias patologías”, insistió Basualdo.
 
Por último, remarcó que “el problema de la obesidad, sumado a los trastornos alimenticios que provocan la bulimia y la anorexia, llevan a los adolescentes a caer en el consumo de fármacos anti obesidad o “dietarios”, los cuales son consumidos por ellos en forma indiscriminada. Por estas razones es que consideramos de fundamental importancia que estos productos se vendan a menores de 18 años solo con la pertinente prescripción médica. Hay que garantizar el derecho a la salud de nuestros jóvenes”.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario