Jardín América: Hombre en silla de ruedas con su vivienda mejorada, espera la construcción de un baño adecuado

ANTES DE LA CONSTRUCCIÓN AL QUE AGREGARON UNA RAMPA, DEBÍA ARRASTRARSE PARA ACCEDER A SU CASA

 Hace un tiempo se conoció la historia de Juan Peretti, un trabajador ambulante que vive en el barrio Capilla de Jardín América. Padece epilepsia, y en una convulsión, tuvo el accidente de caer sobre una olla de aceite hirviendo y sufrió graves quemaduras que le contrajeron los tendones, y no puede caminar.
A través de una gestión que realizó el Partido Agrario y Social, la responsable del Programa Incluir Salud, que depende del Ministerio de Salud Pública, le entregó una silla de ruedas, medicamentos y la posibilidad de que pueda operarse para volver a caminar.
Otro de las graves problemas que tenía este hombre en situación vulnerable, es que habitaba en una casa precaria, sin rampa para poder ingresar con la silla. “No es posible que este hombre pueda realizar ningún tratamiento viviendo en esas condiciones paupérrimas e insalubres”, enfatizó en su momento el diputado Martín Sereno.
Y a partir de ahí realizó todas las gestiones necesarias, con las autoridades de la provincia y el Municipio de Jardín América para que Juan tuviera una vivienda digna. Ese sueño está casi cumplido, aún queda pendiente que personal municipal, le construya el baño adecuado a su patología.

Mejoró su calidad de vida
Hace unos meses decía: “Como mi casa es muy chica, trato de estar siempre afuera, pero cuando entro, tengo que dejar la silla en la vereda, y voy hasta la cama arrastrándome, y al día siguiente hago lo mismo para poder llegar hasta la silla. Si tuviera una rampa adecuada podría entrar con la silla hasta los pies de mi cama “.
Pero, ahora, la situación de Juan está cambiando porque la provincia le construyó en su terreno una vivienda de material, y falta que cumplan con el baño que debe construir la Dirección Social de la Comuna.
“Estuvimos visitando nuevamente a Juan, y está muy contento, con su familia y rodeado de sus vecinos, porque ven que poco a poco mejora su calidad de vida. Ya tiene una vivienda aceptable para acceder a su casa, no le filtra agua como antes cada vez que llueve, le hicieron un piso de material, que antes era de tierra. Contar con su silla de ruedas, los medicamentos y ahora la casa, le cambió la vida a Juan. También le construyeron en la entrada, una rampa para acceder a su casa”, señaló el diputado Martín Sereno.
Necesidad de recuperar su movilidad
El legislador insistió en la necesidad de la construcción de un baño adecuado, para que realmente pueda vivir en condiciones dignas. “Pero imagino que cumplirán con esa parte del proceso de construcción, porque o si no es como hacer medio trabajo, y no terminar de dignificar a este hombre que lo necesita”, dijo.
Juan Peretti espera recuperarse, desde el Ministerio de Salud Pública prometieron habilitar un turno para que se opere y pueda volver a caminar para seguir trabajando. “Estoy muy agradecido a la gente que me ayudó; me sentía abandonado y casi había perdido las esperanzas hasta que el diputado Sereno se ocupó de mi problema. También agradezco a la doctora Dalila Buhl. Me da un poco de miedo la operación, pero necesito recuperar mi movilidad para volver a trabajar. Por ahora estoy recibiendo los remedios y visitas periódicas de control”, cuenta entusiasmado.

Falta articulación de la Dirección de Acción Social
Para el legislador, en caso como el de Juan, queda evidenciado que falta una articulación entre las distintas instituciones del Gobierno. “Muchas veces la detección de estos casos y las gestiones las terminamos haciendo nosotros como diputados, porque hay estamentos como las Direcciones de Acción Social en algunos municipios, que pareciera que están o sobrepasados o no hacen un rastrillaje del territorio lo suficientemente profundo, como para detectar los casos y gestionar las soluciones. Es evidente que si pudimos gestionar nosotros como el caso de Juan o un montón de otros casos, también lo podrían hacer desde los departamentos de Acción Social de muchos municipios, que cuentan con más estructura que el PAyS”, cuestionó Sereno.

Miguela, otra madre con hijos en el Hambre Cero espera su vivienda
En el mismo sentido, el diputado recordó el caso de Miguela Ratoski, del Parque Schwelm de Eldorado, que tiene dos hijos registrados en el Programa Provincial Hambre Cero. “Es una familia que detectamos, y le gestionamos atención médica para sus chicos, y el pedido para que se le reconstruya su vivienda. En ese caso, uno de los responsables del programa, Cleto Rauber, gestionó los materiales, maderas, ventanas y puertas, para la vivienda de Miguela. Envió todos los materiales, y el municipio demoró 45 días en comenzar la obra, cuando fuimos a visitarla por tercera vez y a llevarle mercaderías, las maderas se estaban pudriendo, y ahora la obra está detenida, a medio terminar, porque las autoridades municipales alegan que los materiales no alcanzan”.

Para el diputado lo que se observa en ese caso es que hay muy poca voluntad de las autoridades de Eldorado. “Porque también en el mismo barrio está la casa de otra vecina, Mónica Fernández, con necesidades básicas y un hijo registrado en el Hambre Cero, y la Municipalidad no se ocupa de ayudarla”.
En Eldorado “detectamos a un chico con parálisis cerebral que precisaba una silla de ruedas y gestionando con Incluir Salud ahora ya la tiene. Después una nena que tenía un oído cerrado, tampoco había sido atendida. Logramos que sea intervenida quirúrgicamente, y ya nos confirmó el médico que podrá recuperar la audición. Y esos son temas que les competen a Acción Social de Eldorado; pero vemos que no funciona, ni siquiera cuando se articula desde la provincia que les provee materiales, le facilitan la resolución de los problemas, y ni siquiera son capaces de coordinar los recursos humanos para efectuar un trabajo como éste”, lamentó el diputado Sereno.

Deja un comentario