Incluir Salud: No alcanzan sólo las acciones de Salud Pública para atender urgencias sociales

El Programa Incluir Salud contiene a cerca de 80 mil misioneros. Su coordinadora admite que la burocracia también atenta contra la eficiencia. Demandan más respuestas desde las áreas sociales del Gobierno provincial y de los municipios.

POSADAS. El Partido Agrario y Social (PAyS) destacó el trabajo de la coordinadora del Programa Incluir Salud, del Ministerio de Salud Pública, la médica Dalila Bühl, la que cada vez que el equipo de trabajo del Bloque del PAyS, le acerca algún caso de discapacidad, se ocupa y posibilita la entrega de silla de ruedas. Así lo hizo ante la situación de Juan Peretti, un trabajador ambulante del barrio Capilla de Jardín América, y también con Tatiana Reis, una adolescente de San Javier, que padece malformación congénita.

La funcionaria participó de un programa radial en el norte de la provincia, y dialogó con el diputado provincial, Martín Sereno, sobre los problemas acuciantes de la salud que afectan, por lo general, a personas con muchísimas otras necesidades.
Bühl coordina un programa que abarca a la población más vulnerable de Misiones que en su mayoría, cobra una pensión no contributiva. “Sabemos que si requieren una atención es porque tienen necesidades. Y de los 80 mil misioneros que tenemos en el Programa Incluir Salud, el 80% cobra pensiones por invalidez; así que se trata de una población muy vulnerable”, dijo la funcionaria provincial.

Necesidades que exceden a la salud pública
“Las necesidades con las que nos encontramos son muchas. En Jardín América fuimos a ver a Juan, y también otro caso que me impactó mucho porque se trata de un hombre que vive solo, y come cuando un vecino le acerca comida. Le pregunté si quería que le cambie la silla de ruedas, y me respondió que no; me pidió que alguien vaya a cortares las uñas”.
Agregó que, “es algo terrible pedirle a un familiar que te higienice; así que imaginate que lo tenga que hacer promotor de salud. Esa situación me tocó muy profundo en lo humano”.
Contó que cuando le avisaron que se publicó en los medios el caso de Juan Peretti, de Jardín, “enseguida accionamos en el Ministerio. Y claro que necesitaba una silla de ruedas; pero no solo eso, porque no se puede vivir así como esté él. Desde Salud Pública le llevamos la silla de ruedas; pero ¿y la rampa? ¿y su falta de trabajo mientras no camina? ¿y su casa que se cae a pedazos? Esas son tareas de Desarrollo Social y del área social del Municipio de Jardín América”, expresó Bühl.

El caso de Juan
El PAyS denunció hace unas semanas, la situación de abandono de Juan Peretti, en el barrio Capilla de Jardín América, a través de la prensa y de las acciones que realizó ese partido político, al acompañar las demandas de un barrio abandonado por las autoridades municipales. Gracias a esas gestiones, este trabajador ambulante, no sólo recibió la silla de ruedas, sino que la Provincia ya comenzó a construirle sobre su terreno, una casa mejorada, de material que le permitirá vivir mejor,

La doctora Dalila Bühl admite que la administración pública es burocrática para los casos de salud, y muchas veces, sortean el marco de la ley para poder accionar rápido. “Hay que trabajar así, hacer las cosas dentro de la ley mientras, enfrente, el paciente tiene necesidades reales. Todos los días tratamos de hacer lo imposible para cumplir y hablo a título personal porque cada uno sabe su responsabilidad en los diferentes lugares”, explica.
Rescata el número de 80 mil misioneros dentro del Programa Incluir Salud, con el 80% de ellos con pensiones por invalidez. “Pensemos en todas las patologías que tienen alguna secuela, como el caso de Juan Peretti, o las madres de siete hijos que también están dentro de este Programa, que seguramente enfrentan algún problema de salud en la familia. Estamos frente a una población compleja con enfermedades crónicas, como la de Juan, que además padece epilepsia y que en una convulsión cayó y se quemó ambas rodillas, lo que le produjo una retracción en los tendones y por ende, no puede caminar”.

“Se necesita un trabajo integral”
Después de analizar el contexto del paciente, la médica contó que lo van a ayudar para que se opere en el Hospital Madariaga. “Juan es un hombre joven y tiene mucho por delante. En este caso me enfoqué en el aspecto social que realmente nos moviliza como personas. Me focalicé en el el granito de arena que podemos aportar desde Salud Pública”,.
En ese contexto, señaló que además de llevarle la silla a Juan, contenido en el Programa Incluir Salud, y le corresponde por su percibir una pensión no contributiva, “tratamos de convencerlo, junto con la jefa de área social de la Municipalidad de Jardín América, Mirta Rivero -que me acompañó- que se opere, aunque sabemos que eso no le va a resolver el contexto social en el que vive. Se necesita un trabajo en equipo, un trabajo integral de todas las áreas sociales del Estado”, admitió.
Juan además, aún movilizándose en silla de ruedas, participó de la marcha que los vecinos de su barrio realizaron hacia el municipio, para reclamar la finalización de obras, y mejores condiciones de vida para las familias.

“Juntos se puede gestionar buscando una solución”
La funcionaria provincial, agradeció al diputado Martín Sereno, su movilización permanente en este tipo de casos. “Te reconozco como un actor social que se ocupa de detectar y gestionar la solución para casos como éste que no es el primero, porque siempre nos acercás alguna situación, detectás a las familias que requiere atención y cuando pertenece a mi área me contás de que se trata. Y agradezco porque a veces no llegamos a todos los lugares con el personal que tenemos; pero cuando nos enteramos tratamos de resolver, de dar respuestas, vos desde tu lugar de legislador, y nosotros desde la Administración Pública provincial”, destacó.
También recordó que cerca de la casa de Juan, hay otro vecino de Jardín América, Víctor Hugo, que tuvo un accidente cerebro vascular, y más que la silla de ruedas, él necesita que lo atiendan. “Y Salud Pública no puede tener un promotor de salud y una enfermera personal para cada misionero que necesita. Creo que se hace mucho desde el Ministerio; siempre hay buena voluntad, pero pienso que debería más eficacia y acción desde lo social”, expresó Dalila Bühl.
Desde lo personal, sostuvo que muchas veces, “falla la parte social de los municipios. Hay casos de gente que necesita más ayuda social en lo humano. Más contención social porque cuentan con una pensión y asistencia de Salud Pública; pero eso no les alcanza para vivir mínimamente bien, viven con lo básico. Yo suelo llevar las sillas de ruedas a los domicilios por ese motivo. Podría quedarme en mi escritorio y mandar la silla; pero me interesa ir, conocer el contexto en el que viven las personas a las que les entregamos las sillas. Es una cuestión de compromiso”, dijo la médica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: